Archivos de la categoría ‘Sin categoría’

¡Hola mundo!

Publicado: 20/06/2010 en Sin categoría

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Éste podría ser el primero de una lista de articulillos de aquí su seguro servidor. Una serie que promete ser larga como un día sin pan. Frase hecha, y últimamente muy practicada, que transgrede uno de los artículos fundamentales de la Constitución Españññiola, cañí y olé. ¿Saben cuál es? ¿A que no? Pues eso es porque, lectoras y lectores, no se saben ustedes la Constitución.

Y así no se puede ir por el mundo globalizado éste en el que nos ha tocado vivir. Sabemos que los poderes fácticos (el 5% de la población que domina el 90% de los recursos mundiales) suele pasarse por el forro de los pantalones los Derechos Humanos con bastante frecuencia. De hecho, si son poderes fácticos, lo son precisamente por eso. Porque se dedican a violar constantemente los derechos del 95% de la población restante de la Tierra, con lo que consiguen más poder. Fáctico y del otro.

Bueno. Centrémonos. Que esto iba de España y de su Constitución. Vamos a ello. Oye.

El otro día, navegando por las procelosas aguas de internet, voy y me entero de que “la Dirección” del periódico Público (es decir, los propietarios a través de “la Dirección”) se habían fundido a uno de los mejores columnistas de opinión con que contaba el rotativo. Rafael Reig, se llama el defenestrado.

Al parecer, “alguien” había decidido que sus opiniones no eran tan buenas ni imprescindibles como los lectores del periódico pensábamos. Y “alguien”, a través de la Dirección, tomó la medida de trasladarlo de sección. De Opinión a Cultura. No se trató de un despido, claro. Se trató de una decisión organizativa del periódico. Claaaro, como dice Mariñas. Claaaro. Porque en “Cultura”, el compañero Reig iba a poder despacharse igual de a gusto, tal y como lo hacía en “Opinión”, ¿verdad? Posnó, señora. Posnó.

La propuesta de traslado de Rafael Reig de “Opinión” a “Cultura” (función que, además, desempeñaría con bastantes limitaciones también impuestas por “alguien” a través de la condiciones que “la Dirección” le imponía a Reig) no es una simple decisión organizativa del periódico. Es, sencillamente, el modo de hacerle callar la boca a uno de los periodistas más combativos del panorama español. A uno de los pocos que tiene valor para decir lo que debe ser dicho, valor para denunciar lo denunciable y valor, mucho valor para decirles a los de Público que, si no le dan Libertad para decir lo que sabe y piensa, pueden ir metiéndose el periódico en el culo. O ir usándolo para limpiárselo. Que es, desde luego, lo que voy a hacer yo si me lo regalan. Porque lo que es comprarlo, visto lo visto prefiero leer el código Morse que lleva el papel higiénico.

El despido de Reig se suma, además, al previo y sonado que los dueños de Público practicaron con su anterior director, Ignacio Escolar. La línea que Ignacio le daba al diario tampoco parecía del agrado de sus amos. Demasiado izquierdosa; por lo visto aquello ya les olía mucho a rojerío y contubernio masónico. Así que, mediante otra operación de “organización” interna que encubría una violación del derecho a la libre expresión, se lo cargaron. Pese a que los propios magnates propietarios del diario saben que su “mercado” mayoritario está, precisamente, en la Izquierda política. Pero claro, una cosa es vender Izquierda y otra muy distinta, serlo. No vayamos a provocar, con tanto artículo cargado de razones como puños, que la gente que nos lee empiece a pensar. No, que después de pensar podría darles por actuar. Hala, hala. El señor Escolar que se vaya buscando otro curro. Y el señor Reig, tres cuartos de lo mismo.

Total: Transgresión clara de uno de los artículos de nuestra frecuentemente pisoteada Constitución Española. ¿Que cuál? Si ya les digo: Ustedes no se saben la Constitución. Muy mal. Léansela en lugar de perder el tiempo con el diario Público.

El Artículo 20, apartado d, habla de la cláusula de conciencia, y dice que a los periodistas se les debe reconocer la posibilidad de que, estén en el medio de comunicación en el que estén, escribirán según sus propias ideas, sin ser menoscabados por la línea ideológica de la Dirección o Propiedad del medio.

¿Qué, cómo lo ven?

Publicado: 15/08/2009 en Sin categoría

A las buenas. Arresulta que estoy de vacaciones, que por lo bien que sientan deben ser el estado natural del ser humano. El inconveniente es que tengo más tiempo para pensar. Y como, además, me estoy quedando calvo, tengo la manía de rizar el rizo. Así que les planteo a ustedes y ustedas algunas interrogantes que me han surgido hace poco. Amoavé:

Aguan. Si, a todas luces, el Capitalismo (uy, perdón, economía de mercado) nos está llevando a marchas forzadas hacia la destrucción total del Planeta… Y si el alimento básico del Capitalismo (y dale) es el consumo… ¿Qué conclusión lógica extraen ustedes de estas premisas?

Apeich. Últimamente, todo hijo de vecina nos recomienda que consumamos a pijo sacao y a calzón quitao. Pero todos, todas y todis: desde el emperador del Mundo romanizado, Barack-Mesías-Obama, hasta el más gris gobernador de provincia, como Pepito-Pelma-Montilla. Si tienen una respuesta a la pregunta aguan, úsenla para aclararme la apeich: ¿Qué nos están pidiendo de tapadillo nuestros ínclitos “líderes” políticos al incitarnos a consumir a tumba abierta?

Agromenauer. Siguiendo con el rollito-razonamiento-hermenéutica, ¿hemos de consumir más, menos…? ¿Todo, hemos de consumir la Tierra? ¿Qué hacer? Escalofriante interrogante…

¡AGRUPÉMONOS TODOS…!

Publicado: 11/03/2009 en Sin categoría
¡COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS! Hoy podemos apuntar un gran logro en la lucha de las Clases Trabajadoras contra la cada día más salvaje opresión a que los bancos y las grandes empresas nos someten. ¡La manifestación por el Empleo y la Protección Social convocada en el Puerto de Sagunto ayer fue TODO UN ÉXITO!


Más de seis mil personas nos unimos ayer tarde en las calles del Puerto, clamando como una sola
voz por los Derechos que recoge nuestra Constitución y que los poderes económicos y políticos nos niegan una y otra vez. Exigiendo medidas contra el galopante desmpleo que sufre nuestra comarca, medidas de protección de las capas sociales más desfavorecidas por esta crisis con la que los poderosos nos han maldecido y ahora nos quieren hacer pagar. Exigiendo el fin de los EREs injustificados, impuestos y chuleados, el fin de la espiral de destrucción de empleo en la que el Capital ha metido a todo el país, a todo el mundo…

Ayer dijimos, bien alto y bien claro muchísim@s trabajador@es de la Comarca del Camp de Morvedre, que de esta crisis no se sale con más rapiña y avaricia empresarial y bancaria. Ayer dijimos que de esta crisis se sale con Solidaridad, con políticas sociales y con una distribución equitativa de los recursos, controlada por toda la Sociedad, y no sólo por unos pocos poderosos oligarcas.

Toda la manifestación transcurrió en un tono solidario, fraternal, reivindicativo y UNITARIO por encima de todo. Unidad ante la crisis entre todas las Clases Trabajadoras, es lo que se necesita para poder hacer frente a los desmanes de los carroñeros capitalistas. Y Unidad se respiró ayer tarde en el Puerto de Sagunto.

Unidad que DEBE AMPLIARSE a todos los frentes sociales progresistas y transformadores, a todos los que quieren convertir esta Sociedad en una mejor, más solidaria, más racional, más respetuosa con el Medio Ambiente, en definitiva: UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA. Esta Unión debe abarcarnos a tod@s: Sindicatos, grupos políticos, movimientos sociales, asociaciones de vecinos, y cualquiera que esté dispuest@ a mejorar este Mundo transformándolo en uno mejor, consiguiendo una Tierra en la que TOD@S PODAMOS VIVIR DIGNAMENTE.

Tras la victoria en la movilización de ayer, continuemos la lucha con redobladas fuerzas. Compañeras y compañeros, ¡AGRUPÉMONOS TODOS!

Nota: Estas imágenes han sido publicadas con permiso de su autora, Irene Beatriz Gonzalez. Podéis ver el resto del reportaje que la compañera realizó de la Manifestación en: http://www.flickr.com/photos/irene_gonzalez

Resto del artículo

¡A LA MANIFESTACIÓN!

Publicado: 05/03/2009 en Sin categoría

¡Por fin! En el Camp de Morvedre, una de las comarcas más castigadas por la crisis que nos han traído los banqueros, los grandes empresarios y los ruines especuladores… Y en el Puerto de Sagunto, una de las ciudades donde las Clases Trabajadoras han demostrado, siempre, su espíritu combativo contra la avaricia desmedida del Gran Capital… ¡Por fin! Tenemos ante nosotros la perspectiva de HACER ALGO. Algo que está, fácilmente, a nuestro alcance.

Tenemos la oportunidad de salir a la calle. Todos, todos los castigados por su crisis, todos los que, sin provocarla, la sufrimos día a día. Todos los que, sin recursos, sin trabajo, sin un duro, pagamos con nuestro esfuerzo sus desmanes económicos. Todos: Trabajadores, autónomos, pequeños empresarios, parados y en activo, en quiebra o ahogados, jubilados con la mínima, regulados, expedientados… ¡TODOS, COMPAÑEROS! Vayamos todos a la manifestación del próximo martes 10 de marzo, a las siete de la tarde en la Rotonda Ramón de la Sota, en el Puerto. Juntos, todos, haremos sentir nuestra presencia, nuestra fuerza, nuestro rotundo no al saqueo de los Fondos Públicos regalados por el Gobierno a los funestos Robanqueros. Hagámosles temblar en sus lujosos despachos, desde donde todavía se ríen de nosotros exigiendo el despido libre y gratuito, para “generar empleo”. ¿Quieren despedirnos gratis para volver a contratarnos? Anunciémosles, todos juntos, que no toleraremos ni uno más de sus abusos. Que estamos aquí, y que vamos a luchar juntos por nuestros Derechos. Que vamos a luchar por una Sociedad en la que ellos no puedan volver a hacer quebrar al Mundo entero, como han hecho ahora. Que vamos a luchar por una Tierra en la que nunca más unos pocos puedan acumular tanto poder y egoísmo como para arruinar a la Humanidad entera. Gritémosles a la cara que, mientras ellos pelean por el ruin y miserable beneficio salvaje, nosotros luchamos por una vida digna para todos.

¡TODOS JUNTOS A LA MANIFESTACIÓN!

Resto del artículo

Ni puta idea

Publicado: 18/02/2009 en Sin categoría
O ni puñetera, para los “políticamente correctos”. Aunque, tal y como está el corrillo político, el que quiera ser correcto es más papista que el Papa. Corrupción por aquí, espionaje por allá, soplagaitez económica y social por acullá… Los menos correctos políticamente son los políticos. La mayoría. Los que se ven y se oyen. Así que, ¿por qué cojones tendríamos que ser políticamente correctos nosotros, los que sufrimos todos los días sus desmanes? En fin, ustedes mismos. Yo voy a lo que voy, que siempre acabo con digresiones.

Noticia publicada por El País el día 16 de febrero de 2009. Fresquita. Dice así el titular: “La compraventa de viviendas estabiliza su desplome en el 28%”. Simple, sencillo, directo. Veinticuatro horas después, en el mismo diario, misma sección. Día 17 de febrero de 2009. Nuevo titular: “El desplome en la venta de pisos seguirá tras una caída del 29% en 2008”. Chúpate ésa, marquesa, que la traen de fresa. Supercalifragilísticoespialidoso y tal. De un día para otro, los sesudos analistas económicos nos dicen primero blanco y luego negro. Y ya está. Se van a almorzar, que se lo han ganado.

El truco de prestidigitación, o el descaro absoluto de los medios de comunicación (como ustedes quieran llamarlo) tiene dos lecturas así, a bote pronto. Una: ¿A qué recontracuernos verdes están jugando? Tanto yo soy periodista, yo soy profesional, yo gasto los Pulitzer de mondadientes para acabar produciendo noticias como el que se saca los mocos duros de la nariz. ¿No se supone que un periodista, o mejor dicho, un periódico entero, debe contrastar lo que publica antes de imprimirlo y venderlo? ¿Es esto periodismo, es esto profesionalidad, merece esto un Pulitzer? Publicar una noticia para acabar cascando lo contrario al día siguiente no vale ni lo que el papel de un caramelo sugus reseco. Y nada de disculpen ustedes, miren, las prisas, la imprenta, la hora a la que abren los quioscos… Nada. Nos suponen tan tontos de baba que creen que no nos vamos ni a cuescar de la cagada. Lo que me preocupa es que lleven parte de razón en su desvergüenza.

Claro, que hay otra posibilidad. Segunda lectura. Los medios de comunicación suelen ser de alguien. Los medios de comunicación grandes suelen ser de alguien grande. No, no son de ningún jugador de baloncesto. Son propiedad de alguien, o álguienes, grandes en poderío, en parné, en plata, en billetes. Son propiedad de grandes empresas. Luego, dejando de lado el cuento de la independencia periodística, se publicará lo que al de los billetes le venga en gana. ¿Y qué puede apetecerles a un puñado de grandes empresarios sin escrúpulos en un momento de crisis como el presente? Pues aquéllo del refrán: A río revuelto, ganancia de pescadores. Así que, en lugar de informar sobre la catástrofe económica, pues lo que hacen es desinformar y crear más caos. Si es que cabe más despropósito en este maremagnum. Algo así, en plan: Joerrr, que malita está la crisis, qué chunga la economía, esto va cada día peor. Y entonces, plas. Por detrás. Los mismos grandes empresarios que poseen los medios de comunicación resulta que también poseen otras grandes empresas. Empresas como bancos, fábricas de coches, plantas metalúrgicas y otras enormidades por el estilo. Y, ante la preocupación y alarma que con sus propios periódicos y televisiones aumentan, nos lanzan por la puerta de atrás las “soluciones”: Para frenar la crisis hay que abaratar el despido. Para frenar la crisis hay que financiar a los bancos con dinero público. Para frenar la crisis hay que joderse y ver cómo la gran banca se queda con la pasta de todos los españolitos para sanear sus cuentas, mientras las colas del paro alcanzan proporciones bíblicas. Marea, confunde y acojona, que algo queda. De algún modo hay que disimular la desmedida avaricia del Gran Capital por el beneficio. Vengan las vacas gordas o flacas, los capitalistas tienen que seguir ganando pasta. Y si tiene que ser enviándonos a todos al paro y quedándose con todo nuestro dinero público, pues que así sea. Pero que no se note mucho, no nos vayamos a mosquear los currantes. Y, con estos birlibirloques periodísticos en plan terror colectivo, desinformación y cortinas de humo, pues se nota menos que nos la quieren meter doblada y blanda.

Así que, compañeras y compañeros, para estar bien informados… Apaguen ustedes sus teles, espachurren sus radios y usen los periódicos para lo único que valen: Para limpiarse el culo.

Me lo explique

Publicado: 10/02/2009 en Sin categoría
Hoy nos hemos enterado, de boca del Secretario del Tesoro gringo, un tal Timothy Geithner o algo así, del megasuperplan de reactivación de la economía que Obama nos tenía preparado. Resumiendo, el gobierno norteamericano pone encima de la mesa de 1’5 a 2 billones (con b de barbaridad) de dólares para que la cosita se anime. De los cuales, medio billón se destinan a recomprar activos tóxicos a los bancos, que después de sacarles beneficio ahora no los quieren. Pos bueno. Pos vale. Pos malegro. Este bombazo, que así de sopetón debería hacer saltar de sus tumbas a los muertos con fosa hipotecada y ponerles a bailar la macumba, pues parece ser que no ha sentado muy bien ahí en la Bolsa de Nueva York. Ni en ésa ni, por lo visto, en el resto de bolsas mundiales. Pos melosplique. Que alguien me lo explique, por favor, porque esto ya no tiene ni pies ni cabeza.

De manera y modo que llega el tío Barack y les dice a los banqueros que les va a cascar una descomunal cantidad de billetes verdes para que todos se alegren un poquito, billetes verdes que son de todos los americanitos pero que se quedan sólo unos poquitos banqueritos. Y van éstos y arrugan el morro, así con un mohín de asco, como si lo que Obama les estuviese dando fuera una sardinilla medio podrida con pan duro. A continuación bajan las bolsas en barrena, dada la “decepción” que ha supuesto la puesta en marcha del plan. Entonces, ¿qué quieren ustedes, oigan?

Con la pasta que el Emperador de Roma, uy, el Presidente de los Estados Unidos ha montado el chuliplan, se podrían pagar dos veces todas las hipotecas de España. Dos veces. Todas. Las nuestras, hipotecas pequeñitas de currantes, pero también las de ellos, hipotecas interplanetarias de los grandes empresarios del sector inmobiliario embarcados en macrooperaciones de compraventa y especulación de terrenos al por mayor. To – das – dos – ve – ces. Y va la bolsa y pica en bajada, “decepcionada”.

Entonces, ¿qué necesitan ustedes, señores de los mercados de valores, para dejarse ya de rollos y lloriqueos y hacer algo? ¿Qué necesitan ustedes, señores banqueros, para limpiarse los mocos de las subprimes perdidas y aflojar el nudo con el que nos están ahorcando? Miren, la verdad es que no sé qué es lo que necesitan. Me importa una mierda lo que ustedes necesiten. Lo que sé es lo que se merecen. Ustedes se merecen que todos, todos los que hemos sido pisoteados, anulados, despedidos y arruinados por sus malas prácticas y su avaricia capitalista descontrolada, nos unamos y les borremos acto seguido de la faz de la Tierra. Porque el riesgo más grave que corre la especie humana en este mundo no es la capa de ozono, el calentamiento global o un meteorito descontrolado en plan Armageddon. No. La mayor catástrofe a la que estamos expuestos, y que acabará con esta civilización si no les frenamos antes son ustedes, especuladores y banqueros. Muéranse ya.

¡¡¡Cacerolada YA!!!

Publicado: 03/02/2009 en Sin categoría
Sería imperdonable por mi parte no hacer eco de una propuesta de protesta tan interesante como eficiente, y sencilla de llevar a cabo como la que nos hace Mi Lectora, una Mujer valiente, luchadora, de acción y con mayúscula (que además es mi mujer, os jodéis, haber llegado antes). Ella nos propone lo siguiente:

Últimamente se me viene algo a la cabeza y no sé si estaré muy equivocada. Me refiero a que si tendremos que tomar como ejemplo aquella fuerte movida popular que tuvo Argentina en el año 2001. Ese pueblo, que se mantuvo en la pena e incertidumbre, producto de la incapacidad de sus gobernantes, los que permitieron la total libertad a los bancos, de hacer lo que se les venía en gana con el dinero de la gente.

Se me da por preguntar…¿No te dan ganas de coger una cacerola y salir a la calle, pararte frente a la puerta de algun banco a reclamar lo que se te está negando? O mejor dicho recordarles ese Artículo constitucional que se les olvida; ése que dice que “tenemos derecho a una vivienda digna” y todo eso…

Bueno, simplemente por curiosidad… ¿No te dan ganas de plantarte frente a algún edificio de un organismo oficial? Como lo hicieron esos argentinos hartos de tanta estupidez cometida por esos “dirigentes” de turno, por llamarlos de alguna forma. Si no es necesario ir tan lejos para tomar como ejemplo y hacer pública de una vez esa indignación que se nos acumula día trás día, mira aquí cerca nada más, Francia ya salió a la calle.

Y me sigo preguntando… ¿Hasta cuando? ¿A qué esperamos? ¿Debemos dejar que nos hagan esto?

Despierta España de una vez por todas… Que si soy capaz de levantarme de la cama un domingo para ver un partido de Rafa Nadal, o ahora que estoy en el paro con mayor razón aún. Vecino, ¿crees que no te acompañaría cacerola en mano o a grito pelado para reclamar y expresar mi descontento? Yo me apunto y el que quiera que nos siga… Ahora pregunto… ¿Vienes conmigo, compañero? ¿O prefieres irte al bar con tus colegas a seguir llorándoles tus penas?

Te lo dejo picando… O sea, reflexiona y piénsatelo… Wue yo te espero en el portal cacerola en mano.

Una de cal…

Publicado: 30/01/2009 en Sin categoría
…Y un camión de arena para enterrarnos en nuestra fosa. Porque, a estas alturas de crisis, de una crisis que ningún experto parece saber de dónde vino, de una crisis que ningún marisabidillo encorbatado con máster MBA superchulo parece saber muy bien cuándo y cómo acabará… A estas alturas de crisis algo, por lo menos, ya vamos sabiendo. Y es, precisamiente, quiénes somos “nosotros” y quiénes son “ellos” enmedio de todo este desbarajuste. Nosotros somos los trabajadores asalariados, los parados, los autónomos, las pequeñas empresas y algunas de las medianas. Nosotros somos los que estamos sufriendo y pagando la crisis. Ellos son los bancos y las grandes multinacionales especulativas, los que manejan el dinero, el capital. Con toda esa guita que controlan, no crean empleo y riqueza para “todos”. No, manejan la pasta para crear exclusivamente su propio beneficio. Avariciosamente, caiga quien caiga. Nosotros, y ellos.

En éstas andamos, aclarándonos con los pronombres personales del caos económico, cuando va y sale el sicario namber guan de Solbes, nuestro Zombi – Verdugo Ministerial de Economía. Sale un tal David Vegara en el diario haciendo unas declaraciones que no tienen desperdicio. Dejando muy clarito dónde se siente él más a gusto, si entre “nosotros” o entre “ellos”. Pasen y vean…

Empieza el acólito de Solbes diciéndonos que el gobierno no puede obligar a los bancos (a ellos) a concedernos créditos a nosotros por decreto ley. Ah, ¿no puede? Pues su gobierno sí ha podido dejarnos a nosotros con el culo al aire ante el despido libre de trabajadores, la indefensión de los autónomos y la falta casi absoluta de ayudas económicas a la pequeña empresa. Y todo por decreto ley. A ellos no les meten decretazos, pero a nosotros sí.

Sigue don David diciéndonos que “confía” en que la situación se reconduzca a niveles normales. Y eso nos lo dice todo un Secretario de Estado de Economía. Que “confía”, dice el tío. ¿Pero qué es usted, señor Vegara? ¿Un Secretario de Estado que puede y debe tomar medidas para detener este despropósito, o un ignorante chamán del Paleolítico ofreciendo sacrificios humanos sobre una piedra para que la cosecha del año sea buena?

No se vayan todavía, que aún hay más. El señor Secretario continúa rajando que, hasta ahora, ¡no se ha observado un descenso del crédito! Quizá se refiera a que ese descenso no se ha observado en el cuarto anillo de Saturno. Porque lo que es aquí, en la Tierra, ese descenso del crédito lo hemos sufrido todos y cada uno de nosotros. Cantidad de créditos para coches rechazados, cantidad de solicitudes de hipoteca pateadas, cantidad de líneas de crédito y débito de pequeñas empresas eliminadas de un plumazo… Ellos nos han cortado el crédito, a machetazos. Y nosotros, a estas alturas ya no tenemos ni cómo pagar el sitio para caernos muertos. Menos mal que, a renglón seguido, el infame sicario ha admitido que “hay empresas y familias que tienen más dificultades para acceder al crédito”. Así, como si fuesen cuatro y él los conociera. Oiga, que parados hay tres millones largos, sin crédito. Que la concesión de hipotecas ha descendido en un noventa por ciento. Que, si cualquier pequeña empresa acude a su banco o caja a preguntar por eso de los créditos ICO del espléndido Plan E del Petazeta, lo más que consigue son unas cuantas carcajadas sin intereses. Y vuelva usted mañana.

Para rematar la faena, no se le ocurre nada mejor que hablarnos del final de la crisis. Y dice que para fin de año, “veremos la luz al final del túnel”. Efectivamente, eso es lo que veremos la mayoría de nosotros. La luz al final del túnel es lo que se ve cuando la palmas, ¿verdad, David? Ellos, lo que verán será aumentar como todos los años sus cuentas de beneficios. Este año, en plena crisis, el Santander pilla ocho mil ochocientos millones de euros. El BBVA, cinco mil y pico. Nosotros pillamos la cochina calle, la cola del paro y la ejecución de la hipoteca. Gracias por los ánimos, Vegara, chavalote. Todo un amigo. A modo de puntilla, nos recuerda lo que han subido los niveles de incertidumbre económica últimamente. Claro, la incertidumbre que ellos han creado haciendo lo que les ha salido de los huevos, la incertidumbre que ustedes han permitido no controlando una mierda de lo que ellos hacían, y la incertidumbre que nosotros, sólo nosotros, sufrimos con el paro galopando desbocado y la hipoteca que se nos come hasta la chapa oxidada de la nevera.

Así que, señor Vegara, insisto. Sus declaraciones no tienen desperdicio. Bueno, sí, un poco sí que tienen. El único desperdicio que tiene su discursito es, precisamente, usted, señor Vegara.

Eminencia

Publicado: 28/01/2009 en Sin categoría
Buenas tardes, Eminencia. Que es usted una eminencia, además de Cardenal, Obispo y Presidente. La hostia en verso. Don Antonio María Rouco Varela. Estaba yo esperándole desde hace días. Se me retrasaba usted. Y me extrañaba un mazo. Días esperándole, esperando a que abriese esa boquita que tiene. Esa boquita en la que, por no saber cerrarla, no es que entren ya moscas por enjambres. Es que le caben portaaviones enteros. La Sexta Flota Gringa le cabe a usted ahí dentro. Total, que no podía fallarme, señor Obispo. Le tengo a usted mucha fe, aunque sea yo más ateo que una piedra. Le tengo fe por esa boquita que usted se calza y por ese fascismo integrista y fanático que destila en su mirada de pecador irredento que ardería en el Infierno. Si es que el Infierno existiese. Que no existe.

Porque ya está bien, señor Obispo. No sé cómo andará la cosa por otros hemisferios, latitudes y religiones. No soy tan viajado, que la hipoteca es una cadena corta y pesada. Pero es que aquí, en el Glorioso Occidente Cristiano y más en la católica España, la Santa Madre Iglesia nos lleva fritos desde hace más de mil quinientos años. Exactamente mil seiscientos veintinueve, cuando al malhadado del emperador Teodosio le dio el simún de hacer al Cristianismo religión oficial de Roma. Que si lo viera ahora por la calle le mancaba un soplamocos con la mano abierta. Vaya cagada que te marcaste, nene. Abrir la puerta sin preguntar quién es. Y todos entrando en tromba. El Papa y sus amigos los cardenales, seguidos de los obispos, los curas y hasta los monaguillos cantando avemarías. Revoloteo de sotanas, golpes de báculo, cuidado Manolo aguanta que se te cae la mitra, ojo Pepe que me pisas la casulla de los domingos… Y entraron hasta la cocina. O sea, que en nuestra maltrecha piel de toro, la Iglesia ha formado parte indisoluble del Estado desde hace más de milenio y medio. Lo cual, a los efectos, quiere decir que si eres español eres católico, la religión la llevas de fábrica. Y te jodes, haber nacido en Tasmania.

Así fue hasta que, en mil novecientos setenta y ocho, tuvimos nueva y flamante Constitución Española. Que, en su artículo 16, punto 3, declara que ninguna confesión tendrá carácter estatal. Con esto se desvinculaba, por fin, la Iglesia Católica y el Estado Español. Ya podíamos los españolitos hacer lo que se nos viniese en gana con nuestra fe o falta de ella. Y, tras treinta años de carta magna, todos nos la tenemos más que requetesabida. Todos la respetamos, la conocemos de pe a pa, somos superdemocráticos y architolerantes. Entonces, ¿por qué mierda arma usted tanto revuelo por unos cochinos carteles que un puñado de ateos cuelgan en el bus, Eminencia? ¿No puede una ateo decir que lo es sin que le lluevan las hostias de canto? ¿O qué hacemos? ¿Nos creemos la Constitución, nos ciscamos en ella, la manipulamos cuando nos conviene y la olvidamos cuando no? ¿Qué pasa aquí?

Pues pasa que a la católica, apostólica, romana y españolísima Iglesia le ha venido muy mal eso de verse separada del poder estatal, tras tantísimos siglos de chupar del bote. Pasa que a muchos jerarcas eclesiásticos les ha sentado como una patada en la tiara eso de no pesar lo mismo que un ministro. Acostumbraditos como estaban a mangonear en las más altas esferas del régimen. Usted, por ejemplo, don Antonio María. Frustración que tiene de no haber llegado a tiempo. A tiempo de aguantarle el palio al Generalísimo cuchicheándole consejos al oído. Consejos como el que se permite dar a las autoridades, pidiendo que nos “tutelen” la Libertad de Expresión.

¿Pero es que no se da cuenta usted, maldito engendro abyecto vomitado de las profundidades del Averno? ¿Tanto hace que olvidó las Sagradas Escrituras? ¿No se percata, señor Rouco, de que al mismísimo Jesucristo las autoridades también le “tutelaron” la Libertad de Expresión? Se la tutelaron los equivalentes de la época. Es decir, el Imperio Romano, representado por Poncio Pilatos, y el Gran Sanedrín, el consejo de sacerdotes de Israel, comandado por Caifás. El Estado y la Iglesia. El Estado y la Iglesia, señor Rouco. La fuerza y usted. Como a usted, a Caifás no le venía bien que deambulara suelto por ahí un tipo con greñas y ropa de pobre que andaba cuestionando la fe establecida. Como usted hace hoy, Caifás reclamó a Pilatos que se le tutelara la Libertad de Expresión a Jesucristo. Y fíjese, fíjese si se la tutelaron bien, que lo acabaron torturando, crucificando y haciéndolo morir entre horribles tormentos. A eso lleva la “tutela” de la Libertad de Expresión, Eminencia. Caifás, que es usted otro Caifás.

Así que, señor Obispo, mire usted a ver si puede hacer un esfuerzo. Aprenda un poco de la vida de Jesucristo. De una puñetera vez, que ya va siendo hora. Hostia.